lunes, 7 de mayo de 2018

Entrenamientos en PNL & Coaching Sistémico

Cuando tomas contacto nuevamente con tu propio “interior misterioso” (como lo llamó Antonin Artaud), con tu ser esencial, con “el diamante” (como lo llaman lo sufíes), ya no tienes necesidad ninguna de “técnicas” ni de “actuar” porque la forma sin forma y con todas las posibilidades a tu disposición, que realmente eres, vuelve a estar activa para el uso más elevado y congruente que puedas darle. 
 Nuestros entrenamientos consisten en hacer brotar nuevamente ese diamante que puja por salir y que vive iluminando tu interior.
Héctor D’Alessandro
Escuela Internacional de Coaching de Xalapa

 Contacta ahora a los telfs. 2281 82 88 84 & 2281 78 07 00

miércoles, 4 de abril de 2018

Entrenamiento en PNL para ARTISTAS ESCENICOS



Taller de Entrenamiento en Programación Neurolingüística para Artistas Escénicos
Héctor D’Alessandro
Actores, cantantes, intérpretes, humoristas y conferenciantes o presentadores pueden beneficiarse de este taller
La PNL se caracteriza por la eficiencia en sus resultados, por su precisión en el modo de facilitar cambios y por la capacidad de obtener más y mejores resultados con mínimo esfuerzo

Objetivos
Entrenar a los participantes para que accedan con precisión en los estados emocionales y en la configuración neurofisiológica (respiración, postura, gestualidad) que desean y en el momento en que lo deseen.
Entrenar a los participantes en la autoconciencia de sus procesos inconscientes neurofisiológicos (corporales, mentales y emocionales) para que puedan manejarlos a voluntad
Entrenar a los participantes para que puedan acceder a sus estados internos y puedan expresarlos a las otras personas (y al público) con congruencia
Entrenar a los participantes para que puedan modificar a voluntad sus estados internos (emocionales y mentales)

La PNL permite a los participantes en nuestros entrenamientos adquirir una autoconciencia intensa y profunda
Detectar cuáles son las señales congruentes y cuáles las señales incongruentes que estamos emitiendo en el nivel inconsciente
Entrenarse para manejar la congruencia de nuestras señales es muy importante.
Si estamos diciendo algo pero nuestro cuerpo dice lo contrario, el público lo detecta, quizás no puede expresarlo verbalmente con precisión, pero encuentra que hay algo que no le acaba de cuadrar, no le gusta.
Para un actor o una actriz, para una cantante, para un conferencista es muy importante alinear su discurso hablado en un discurso inconsciente corporal congruente
Nuestros entrenamientos facilitan a los participantes que integren en su cuerpo y en su mente aptitudes y recursos internos de modo transformador y permanente.
Apoyamos a personas y a equipos en el cambio, la superación y el aprendizaje permanente.
Escuela Internacional de coaching de Xalapa


Entrenamiento en Programación Neurolingüística para Artistas Escénicos
Toda persona que trabaje con público o con alumnos desde una tarima o escenario obtendrá enormes beneficios de este entrenamiento
Actores, cantantes, intérpretes, stunduperos (humoristas), conferenciantes, motivadores.
En el Centro Recreativo Xalapeño
Comienza el día 1 de mayo de 5 a 8 PM
(Y dura todo el mes; una clase por semana)
Xalapeños Ilustres 31, Zona Centro, Xalapa, Ver.
A cargo de Héctor D’Alessandro (Master trainer en PNL)

Inscríbete ahora al 2281 82 88 84

miércoles, 14 de febrero de 2018

Las trece habilidades de las profesiones de futuro y el Coaching con PNL

Héctor D’Alessandro
Estamos en un cambio de época, antes que en una época de cambios; y la más grande crisis masiva no es de valores; estamos ante una crisis de capacidades. Las que se poseían, ya no sirven. Y muchas personas consideran que su capacitación es óptima porque saben muchas cosas, pero la realidad es que no saben "hacer" casi nada.
En doce años nuestro planeta verá la destrucción del 47 % de su mercado laboral; muchas de las profesiones actualmente existentes habrán desaparecido. Hagas lo que hagas necesitarás de algunas habilidades excelentes que estén activas en ti, no que las conozcas como quien conoce una lista de capitales de países.
El Coaching está primera en todas las listas como la profesión de profesiones del futuro (porque está centrada en el conocimiento de "hacer y cómo hacer las cosas"), y los intelectuales más renombrados del mundo han hecho una lista de trece habilidades (activas, no memorizadas) que se puedan checar en tu desempeño profesional, todas ellas son activadas por el trabajo profundo de coaching.
Vamos a verlas en detalle.
1.    Transformadores. Toda nueva era necesita expedicionarios que abran camino.
Un coach es en sí mismo un agente transformador de primera línea en la nueva sociedad. El desarrollo de capacidades prospectivas estratégicas y la adquisición de herramientas para explorar capacidades, recursos, y situaciones futuras está en la base de la formación como coach.
 2. Expansionistas. En un entorno cambiante y en crecimiento, se necesitará el talento de adaptarse rápidamente al mismo.
Los grandes marcos de la intervención coaching están basados en el encuentro de soluciones frente a problemas y aprendizajes frente a fracasos. La capacidad de orientarse hacia la solución en cualquier contexto es de lo más fácilmente reconocible y la estabilización congruente de la predisposición más tarde o más temprano se activa en un alumno de coaching motivado.
3.    Maximizadores. La habilidad de sacar todo el partido a procesos, situaciones y oportunidades.
La precisión de análisis de situaciones, procesos y objetivos es característica del coaching con PNL. Diferentes modelos como el SOAR (Status Object and Results) el TOTE (Test Object Test Exit) y el SCORE (Síntomas, causas, objetivo, recursos, efectos) permiten detectar y activar todas las dimensiones que oportunamente se requieran de una situación.
4.    Optimizadores. Aquellos que son capaces de detectar las variables que producen los mejores resultados.
Esta habilidad comprende dimensiones que van desde el análisis corporal para detectar quien es realmente nuestro cliente y quien solo nos va a hacer perder el tiempo, quién es la mejor persona para un puesto y dentro de un proceso mayor cuales son las variables que se deben mover o activar el TOTE es una herramienta imprescindible.
5.    Inflexionistas. En ese entorno cambiante quien sepa ver los puntos de inflexión antes que otros.
La activación de esta capacidad es de crucial importancia en la formación de un coach, dado que trabajamos con estructuras de percepción, actitud y desempeño y aprendemos a indagar en nuestra propia biografía las características estructurales de nuestros propios puntos de inflexión y el de las organizaciones a las que pertenecemos.
6.    Desmanteladores. Personas que no solo saben abrir nuevos caminos sino despedir los antiguos con el menor costo para el ambiente, para las personas y para las organizaciones.
Acompañantes en las transiciones podemos llamarlos. Un área realmente sensible y en la que se requiere una gran firmeza, fuerza, presencia y las herramientas adecuadas que en nuestra formación está contemplado.
7.    Contraatacantes. Aquellos que hacen frente a las críticas de los detractores de las nuevas tecnologías.
Una de las grandes herramientas que maneja un coach es la capacidad de detección de los núcleos duros y los núcleos blandos del discurso lingüístico. Un buen coach que maneja con destreza la excelencia lingüística es un creador de argumentación, este es uno de los motivos principales por el que la PNL ha sustituido en casi todo el mundo a la antigua oratoria. Puesto que va a la matriz de la creación lingüística y establece una estructura y unos pasos operativos a seguir para la modelación del discurso.
8.    Corredores de la última milla. Las empresas se enfrentan al problema de alcanzar al cliente final.
El trazado final de objetivos y el escaneo de situaciones en PNL comprende esta dimensión empresarial fundamental.
9.    Contextualistas. Las personas capaces de comprender los entornos en los que cada nueva tecnología o servicio actuará.
Dimensión crucial de lo que en PNL llamamos estrategia “como sí”. La capacidad de situarse en esos entornos desconocidos y activar el despliegue de posibilidades. Nuestro propio contexto es de los de máximo rendimiento porque las personas continuarán durante siglos queriendo cambiar y enfrentándose con el destino y con las circunstancias adversas para las cuales no tienen una solución provista de antemano como una receta. El contexto de nuestra profesión es el más promisorio de todos.  
10. Éticos. Las nuevas tecnologías y la nueva sociedad hacia la que vamos generará cada vez más nuevas y más complejas preguntas
Por una resistencia del modo antiguo de sociedad, en este apartado, los teóricos más importantes sostienen que los nuevos “éticos”, deben “dar respuestas”. Esta es un residuo del antiguo modo de pensamiento. Nosotros estamos en la formulación de preguntas que generan la mejor indagación y los mejores resultados existenciales individuales y organizacionales. Recuerden que la Edad Media concluyó en Europa cuando los pensadores de la época aprendieron con Aristóteles a formularse nuevas preguntas; y fíjense qué interesante que el programa del iluminismo llegó a preguntarse todo acerca de las cusas antecedentes de los fenómenos. Pero el programa de acción derivado de preguntarse por las causas eficientes y las causas finales, así como el cuestionamiento de todas las causalidades formales, parece que aún no ha comenzado. Esta es la habilidad más evidente de un coach: hacer preguntas. Por lo tanto, estamos llamados a la formulación de las nuevas preguntas que generarán, además, nuevos valores.
11. Filósofos. Aquellas organizaciones que logren articular la mejor fundamentación de su naturaleza son las que sobrevivirán.
Allí, igual que en el punto anterior, estamos llamados a la formulación de preguntas interesantes que derivarán en nuevas actitudes, nuevos comportamientos, nuevas identidades y nuevos valores. Los filósofos que aprendan coaching serán mejores filósofos, lo miso cualquier profesional de cualquier área.
12. Teóricos. Los que formulan las teorías que amparan a los productos.
Otro modo de pensar antiguo para una nueva escala de habilidades. Muchas veces el producto está antes de que esté la teoría; cuando Arquímedes se mete en la bañera no conoce la totalidad de su teoría, pero el desplazamiento de agua, no sabemos si jabonosa, da comienzo a la formulación de esa misma teoría. En el mundo de la  acción, la teoría viene a posteriori en más de una ocasión. De hecho, el lema actúa para descubrir, funciona. Así construye su teoría sobre los sentimientos la humanidad, a posteriori, sabiendo cómo le ha ido en el baile. De todos modos, aquí el coaching puede proveer sistemáticamente un cuestionamiento radical de tipo estructural a la construcción de la teoría.
13. Legacistas. De “legado”, los que se ocupan de lo que se hereda a las nuevas generaciones.
El coaching con PNL tiene todo para aportar en la activación de esta capacidad, dado que no se formula ningún objetivo en PNL sin preguntarse sobre su carácter adecuado para el actor principal como para las otras personas que recibirán los efectos del resultado.      
 Escuela Internacional de Coaching de Xalapa
Xalapeños Ilustres 88
2281 78 07 00 & 2281 82 88 84
Diplomado de Coaching con PNL

domingo, 11 de febrero de 2018

Coaching para Escribir con Héctor D'Alessandro

Coaching para escribir con Héctor D’Alessandro
Propicia y facilita espacios de aprendizaje
Propicia y facilita espacios de maduración psicológica
Propicia y facilita espacios para el desarrollo de la atención
Propicia y facilita espacios para el desarrollo de la concentración
Propicia y facilita espacios para el surgimiento de la motivación
Propicia y facilita espacios para la expresión espontánea
Propicia y facilita espacios para el surgimiento de nuevos modos de la percepción
Propicia y facilita espacios para el crecimiento personal
Propicia y facilita espacios para el aprendizaje de instrumentos altamente sofisticados
Propicia y facilita espacios para concientizarse de las propias rutas perceptivas
Propicia y facilita espacios para concientizarse de las propias rutinas psico-corporales
Propicia y facilita espacios para la creación de nuevos modos de ser y hacer
Propicia y facilita espacios para el autoconocimiento
Propicia y facilita espacios para el surgimiento de aspiraciones más elevadas
Propicia y facilita espacios para comprender en profundidad
Propicia y facilita espacios para el desarrollo de una visión más amplia
Propicia y facilita espacios para percibir el propio valor personal
Propicia y facilita espacios para desarrollar métodos y modelos de creatividad excelentes y eficientes
Propicia y facilita espacios para descubrir y sorprenderse
Propicia y facilita espacios para innovar
Propicia y facilita espacios para conocer con precisión qué es lo que quiere nuestro yo más íntimo
Propicia y facilita espacios para disfrutar y divertirse
Propicia y facilita espacios para crear
Propicia y facilita espacios para observar con calma la totalidad de nuestros propios pensamientos
Propicia y facilita espacios para tomar conciencia de todas nuestras potencialidades
Propicia y facilita espacios para incluir en la conciencia nuestras partes oscuras
Propicia y facilita espacios para gestionar y para utilizar creativamente nuestras zonas oscuras
Propicia y facilita espacios para desmontar metódicamente nuestrasestructuras perceptivas
Propicia y facilita espacios para construir nuestra nueva estructura perceptiva
Propicia y facilita espacios para disfrutar de nuevos modos de la lectura
Propicia y facilita espacios para construir nuestra identidad en escritura creativa
Propicia y facilita espacios para auto-observarnos en calma
Propicia y facilita espacios para el crecimiento en nosotros de nuevos y más ricos valores
Propicia y facilita espacios para des-identificarnos y salir de nuestras identidades falsas
Propicia y facilita espacios para enraizarnos en nuestra propia experiencia personal
Propicia y facilita espacios para adquirir múltiples visiones diferenciadas
Propicia y facilita espacios para percibirnos desde la mirada de los otros
Propicia y facilita espacios para desarrollar los diferentes tipos de inteligencia que ya poseemos
Héctor D’Alessandro
Escuela Internacional de Coaching de Xalapa
2281 78 07 00 & 2281 82 88 84
https://www.facebook.com/escuelainternacionaldecoachingdexalapa/

jueves, 7 de diciembre de 2017

Macuilxóchitl. Héctor D’Alessandro


De entre las grandes ramadas que bordeaban los cinco cerros, abriéndose camino entre arbustos, matas y grandes conjuntos arracimados de flores multicolores, emergía, cada mañana con grandes pasos que anunciaban su paseo luminoso, un racimo de dioses en sandalias, sembraban la tierra con indelebles marcas de donde brotaba la luz de los destinos. Macuilxóchitl, niño, se descolgaba del grupo para entretenerse embobado con el vuelo de una abeja que le hablaba con susurrante tino. El rayo, ahora lejano, envuelto en el terciopelo de las nubes, abría sendas en lo alto y mantenía, en esta hora, comunicación con la luz en el niño. Bajando a retozar en las aguas, rascaba con fruición las plantas de sus grandes pies sobre la gorda arena removida y secreta. Era la hora de la emanación. Brotan, siglos después, en ese momento coordinado con el épico calendario monumental en cuyo arco de movimiento perpetuo se orquestan las manifestaciones, susurros de humedad del cielo y de vapores de la tierra, formas arquetípicas que configuran los destinos. Ahora viven los hombres sobre Macuiltepec, viven hombres a la orilla y en el centro de Tlalmecapan; trasiegan sus mercancías y sus pensamientos por las empedradas callejas de Xallitic; van y vienen con sus cosas, caminando sobre piedras incorruptas y sigilosamente enterrada por Techacapan —un brote mayúsculo de esas piedras esconde, entre sus riscos anudados en la oscuridad de lo subterráneo, una historia que está por brotar, pero que, para ello requiere de ciertos conjuros que  duermen en la cabeza del dios, entre nubes de milenios, y se agita al claror de algunos de los señalados rayos— y por último entre las sombras de antiguas fieras que continúan caminando eternamente por la noche hasta antes mismo del alba, Tecuanapan esconde el ritual secreto del salto por encima de la propia sombra. En un códice oculto aunque públicamente exhibido, está la fórmula, escondida entre las grietas de piedra de una de las ingles de un león.
Antes de que llegaran los hombres que siempre desean estar en otro lado que aquel en el que se encuentran, los habitantes de Xallitic compraban pescado traído por transportadores que realizaban largos trasiegos desde el mar, recorrían los habitantes el centro del arenal; recorridos en su firme anatomía por las caricias del dios del sol que marcaba sus pasos con señales veloces y cambiantes. Macuilxóchitl, niño, andaba removido y juguetón entre las gentes antiguas y cabezonas, unido a la mente de su padre, todo el ancho de su visión estaba colmada de imágenes etéreas, luminosas y brillantes de las cuales brotaban y cesaban, de continuo, destinos y azares, herencias y cumplimientos a término. En esta arcadia impoluta brotaban los sentimientos sinceros y se cumplían sin postergación los destinos —eso que nunca entendieron los hombres vacíos que llenaban sus mentes del arbitrio de lo presente, los que nunca quieren vivir en ahora sino en lo que están pensando para mañana: anochecer, sombras, lluvia torrencial, mutar perpetuo de una naturaleza de flores envolventes. Por eso los llamaron “hueros”, esa palabra que aprendieron de ellos mismos, —“huecos” por dentro, “vacíos” a pesar del incesante remolino vibrante de la emoción que vino a poblar los senderos y los cruces de caminos y las casas bajas, para que rindieran el último de los exámenes del tiempo otorgado.
Posa su pequeño pie envuelto en la sandalia, Macuilxóchitl, niño, su cuerpo de tierno bronce se mueve con el amor de una alas que lo impulsaran; la marca de su paso está dada por la ausencia de aromas a su alrededor; si alguien pudiera entrar en su ámbito, comprobaría, de propia nariz, que viene, procedente del aliento del infante, una aroma antiguo, de más allá de los horizontes que fueron dejados atrás. La ceniza de volcán está presente en ese aliento, matizada por el dulce elixir que brota de la carnecita fresca de la garganta de un colibrí. La sulfurada sequedad absorbente del talco en la axila de los dioses mayores se derrama junto a la supuración sacrificial de las rosas en el crepúsculo. Xallapan. Días como piedras se sucedieron para la creación de estos olores. Dos hombres se disputan la pertenencia de un pescado y Macuilxóchitl, el niño rodeado de la ausencia de aromas, con su presencia provoca un vacío absorbente que calma el ámbito. La música cristalina de las piedrecillas agitadas por el torrente eterno, se detienen, el sol sonríe con cuatro rayos. Una señora que prepara las tortas, se aleja a una zona de arbustos a levantar la falda y regar la tierra. Cantan las hierbas en murmuración perpetua, recogen el amor de la orina. El vacío se ha terminado de crear en torno del niño dios de las flores, el pescado cambia de mano. Todo entra como en un trance palpitante donde la tarde espera agazapada para realizar su continuación. Los hombres siguen con su tarea de vivir; y más allá, bajando, como a tres cuadras, dos adultos cuidan de unos niños que juegan con pelotas y con cántaros. ¿Habrá horizontes detrás de los horizontes?, dice uno de ellos, que no se protege del sol en esta hora. No se les ocurre pensar que de allí llegarán un día los hombres huecos por dentro.
La tierra está marcada por los pasos de los dioses, en su paseo matutino entre los hombres; hollada por memorias de las cuales emergerán un día destinos, la tierra, alborotada, canta albricias porque la llenan de tareas, esos pasos.
Los hombres huecos por dentro que nunca quieren estar donde están, no saben, cuando caminan, por donde caminan; creen que han creado el camino con su caminar. No honran el camino para que les otorgue permiso para su nuevo caminar, que entonces, sin concesión, deja de ser nuevo, pertenece a lo oculto que se encuentra entre las piedras sumidas en lo oscuro en Tecuanapan. Poseídos como están de la fiebre del martirio, no ven cómo lo crean con cada una de las marcas de sus plantas ofendiendo a la tierra.
¿Habrá horizonte detrás del horizonte? Canta la piedra, metidos en el fondo de su inteligencia pétrea hay mensajes que se convierten en músicas de la tarde cuando chocan aventadas por los niños. ¿Habrá piedra en la piedra?
A esa hora, de lo alto de los cerros llega a jugar con ellos aquel niño dios a cuyo lado si te quedas quitecito y oyes el barbotar de los siglos semeja a acercar el oído a una caracola de las que traen los transportadores desde la orilla del mar. Les gusta jugar a esa hora; si detienen sus brincos y sus gritos alborozados y miran alrededor, todo el contorno de los cerros y las vastas extensiones los abraza y les regala la felicidad de estar en el hogar.
Choca la piedra contra la piedra y canta en el claro del terreno bajito, corre el niño dios y corren los dioses niños; arrastran sus pies, nuevos como flores recién mojadas por la lluvia y solo los detiene el diálogo horizontal y aéreo de las abejas que pasan apuradas a llevar nuevos recados de fecundación.
Atrás quedan los vapores últimos del enojo por unos pescados, una sombra en la mañana que adorna con sus voces el fondo músico y brillante de un discurrir eterno y quieto en el núcleo del reloj perpetuo.
Un día, un hombre con sombrero de paja llegará hasta ese sitio y renovará el pleito, caminando por allí como quien crea el camino con sus pasos. Antes, habían soplado los vientos de los pleitos de las tribus que procedían del norte y que ejercieron, con su dominación pétrea, la fuerza de sus razones. En el fondo del arco de los tiempos —solo medidos por los hombres— hay dos semillas doradas que se oponen y en entrabada lucha se germinan mutuamente, a veces se olvidan del amor que las motoriza. En la batalla hay un escondido amor; en la trabazón de las razones, hay un escondido amor; en el agua que desgasta la piedra y en la piedra que se le opone, hay un escondido amor; en la muerte que llega divertida a segar el tiempo, hay un escondido amor. Sólo el corazón de los hombres impide a veces que el agua de la eternidad y que brota del dolor, lo desgaste un poquito cada día para que brote el escondido amor. En el centro del amor, hay otra cosa, sin nombre y con fuerza propia, que brota, más allá del horizonte del amor. ¿Habrá horizontes más allá del horizonte?
Macuilxóchitl juega con los otros niños; su entretenimiento es una danza y un dibujo que avisa a los siglos venideros. La eternidad se vale de los niños para lanzar las saetas de sus mensajes. Y de las flores para suavizar la tarde cuando el dolor arrecia. Ellos no lo saben porque viven inmersos en ello, habitan una ciudad que es de las flores y que marca con su ciclo tenue el ritmo y el anuncio de una vida acolchada frente al embate del Tiempo Mayor. Bendecida en su origen, mira a otros lados y se pregunta que habrá detrás del horizonte.
A orillas de un lago cercano, dos hombres de la guerra se arrancan de las bocas unos besos que son pétalos y se penetran a esa hora con el asta de su carne, con energía, fuerza y pasión, hasta caer rendidos y estallar en risas, la boca y las oquedades llenas de la leche que atraviesa los siglos; la tierra se deja mojar y tiembla como la manta sacudida por las señoras en la mañana. Unas risas ponen entre paréntesis la prosa del atardecer, y le dejan su rúbrica al goce del dios que en ellos habita y que no han olvidado.  
Todo el ámbito se llena de la emoción que olvidan los hombres entre las piedras, sobre el agua, al lado de la arena, en los recovecos entre las casa; la felicidad es lo único eterno.
Pone la tarde, con la ayuda del sol, una alfombra de sombras frescas en las que va entrando poco a poco el vientecillo con el permiso de los dioses de cada sitio; llamado por su padre, y por las señales de ese camino de incipientes sombras, regresa Macuilxóchitl, en compañía de los otros dioses, camino tras camino, paso tras paso, en la vuelta a la cima para pasar otra noche de concentración en el útero cóncavo de la eternidad, caminan para el Macuiltepec que se abre y se cierra como una caverna muelle y tupida que guía su camino a la Gran Concentración. En la noche de los dioses se vive con intensidad y se une de nuevo el cuerpo manifestado con el Tiempo Mayor. Allí entra y sale de continuo el susurro que viene de la boca de las nubes —grandes contadoras de anécdotas chistosas— y se dejan, tras cada jornada, cociéndose en el gran fuego interior, los rescoldos de las memorias de la tierra y de la vida de los hombres.
Abajo, en el agua en la arena, duerme el corazón y se mantienen calientes las tortillas; en un punto lejano que se puede tocar con el solo alcance del dedito de ese niño dios, se agita y baila una llamita en una casa o en un patio. Avisa al caminante nocturno que, más allá del horizonte, puede haber otros horizontes, pero aquí hay una llamita muy vivaz que palpita con la fuerza de la Vida Mayor.
Mañana en la mañana, se avivará el suelo, arremetido nuevamente por el sol, se erizará de sequedad en tortas de barro secas que se cerrarán como bocas que brotan de la tierra, besando los pasos de quien camina. El niño dios saldrá a recorrer el ámbito y a dejarse acariciar por sus flores; seguirá caminando con sus zapatillas de gran talla de dios, seguirá caminando en espera de que alguien rinda el tributo debido a la alegría de vivir; harto de la muerte, harto de los temblores del miedo, alguien bailará para homenajear a los dueños creadores de la tierra que no creen haberla creado porque brotan de ella como otras flores y se regocijan en ser solo uno con las esas mismas savias. Alguien danzará para acabar, bajo el tamborileo de sus zapatillas en el suelo, con el día del Gran Terror. A las orillas de cualquier callejuela, alguien pondrá una vela por los dioses y mirándola dejarán que le broten unas lágrimas sin nombre, hasta que una vez escurrida esa primera capa de agua interior, brote del corazón esa fiesta innominada de donde salen la alegría, la creación y también las flores.
Al final del tiempo del Gran Terror, los hombres se mirarán como recién despertados por la mañana y se acordarán de que la felicidad es lo único que es eterno y de que bajo los suelos del gran Xallapan vive y hace temblar la sangre Macuilxóchitl.

Xalapa, en los últimos tiempo del gran Terror.
(P.S. Hacía tiempo que deseaba rendir este homenaje a la ciudad de Xalapa; continuará con otras creaciones sobre la mitología que envuelve su grato, interesante e intenso origen. Mi propósito grande es "darle su lugar" a este momento histórico ineludible de la ciudad. Dedico este relato a Norma Angélica Portilla Reséndiz. Una heredera natural de los dioses que dieron origen a Xalapa.)

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Hipnosis Ericksoniana


Hipnosis Ericksoniana
Con este diplomado podrás:

Potenciar cualquier capacidad que el cliente te solicite.
Despertar y activar cualquier recurso que el cliente quiera activar.
Relajación, comodidad, bienestar y creatividad, estabilizadas como forma de vida. Intuición aumentada.
Capacidad de trabajar con cualquier cliente poniéndolo en trance profundísimo en pocos segundos.
Útil para los terapeutas porque conseguirán un rapport del mil por cien.
Potenciación de cualquier proceso curativo psíquico o físico.
Desarrollo de la telepatía y la curación a distancia.
En Escuela Internacional de Coaching de Xalapa
Xalapeños Ilustres 88, Col. Centro, Xalapa, Veracruz
Diplomado comienza el 22 de febrero hasta el 25 de febrero de 2017
Inversión ocho mil pesos.
Horario: de 10 AM a 2 PM y de 4 a 8 PM (con descansos)
Inscríbete ahora llamando a: 2281 78 07 00 & 2281 82 88 84